miércoles, 1 de octubre de 2008

Cara a la pared


¿Te imaginas que cuando eras pequeño y te ponían de cara a la pared en clase tras haber hecho alguna trastada, realmente hubieses aprovechado para meditar? Seguramente habrías encontrado de hacer mejor las cosas, o al menos hubieses encontrado la fórmula para que no te pillaran. Pues bien, ese es el primer error fundamental que cometemos cuando hablamos de la palabra meditar. En occidente, creemos que el planear o la búsqueda de comprensión de las cosas es meditar, pero ¿acaso realmente la meditación nos ayudaría a relajarnos si realmente la utilizásemos así? Muchas son las ocasiones en las que te vas con mil cosas o una muy importante dándote vueltas en la cabeza a la cama y no puedes descansar ¿no?

Pues de eso quiero hablaros hoy, de una herramienta básica pero poco aprovechada, la meditación. Y concretamente de una técnica o proceso que nos ayudará a meditar mejor. Pero que no se alarme nadie, que no me he vuelto místico ni llevo una túnica de colores pastel. Simplemente quiero que entiendas que todo lo que aquí escribo son herramientas para mejorar y si el otro día hablaba de algo netamente técnico como los mapas mentales, o la rueda de la vida o el PI, hoy quiero hacer una pequeña reflexión y recuerdo hacia el comienzo de todo proceso. El autoconocimiento y la meditación.

Según el concepto oriental de la meditación, ésta nos servirá para dejar la cabeza en blanco, en darle paz y oxígeno al cerebro para posteriormente estar mucho más activo, sereno y preparado. Así que desde ahora, intentemos dedicarle un pequeño tiempo de nuestras semanas a darle un capricho a nuestro revuelto cerebro y meditemos un poco, pero meditemos desde éste punto de vista (desde la planificación ya lo veremos técnicas de optimización).

Meditar por unos minutos al día puede por tanto, ayudar a reducir el estrés y además puede ampliar tu visión de la vida. Existen tantos métodos de meditación como instructores en el mundo. Si lo que necesitas es un manual básico y universal, aquí hay un método para empezar.

Pasos:

1. Crea un ambiente tranquilo y relajante. Apaga la televisión y cualquier otro aparato que pueda hacer ruido. La música suave puede venir bien, pero no es necesaria. Asegúrate que hayas apagado tu teléfono móvil.

2. Siéntate en una silla o sobre un almohadón.No tienes que doblar las piernas para ponerte en la posición de loto o en alguna posición inusual, pero puedes hacerlo si es confortable para ti.

3. Cierra tus ojos o encuentra algo tranquilo que puedas mirar. Es posible que desees usar una pequeña vela para esto.

4. Cuida de estar bien sentado, de modo que tu posición te permita respirar con facilidad. Esto ocurrirá naturalmente si tus rodillas están debajo del nivel de tu cintura. No es recomendable tenderse completamente, es posible que quedes dormido al meditar en esta posición.

5. Cuida tu respiración. No intentes cambiar la forma en la que lo estás haciendo. Solo deja que tu atención se centre en como fluye el aire por tu cuerpo. El objetivo de este paso es lograr que tu mente se ponga en blanco gradualmente.

6. Relaja cada músculo de tu cuerpo. No te apresures al hacerlo, toma tiempo relajarse completamente y uno debe hacerlo poco a poco. Empieza por la punta de tus pies y ve subiendo hasta que llegues a tu cabeza.

7. Mentalmente concéntrate en palabras que te agraden y vayan contigo. Si eres una persona visual, en palabras que evoquen imágenes. Si eres una persona auditiva, en palabras que evoquen sonidos. Si eres una persona kinestésica (movimiento), usa palabras que evoquen sentimientos.

8. Repite estas palabras de modo que te animen a lograr lo que deseas. Por ejemplo, repite lo relajado que estás diciendo "Estoy completamente relajado"

9. Visualiza un lugar tranquilo para tí. Este puede ser real o imaginario. Este paso puede reemplazar la repetición de palabras, trabajar juntas o ser omitida si deseas.


Consejos:

Idealmente, se desea alcanzar un estado libre de pensamientos que puedan distraernos, pero esto se alcanza con la práctica. Cuando un pensamiento o idea aparece repentinamente, no trates de bloquearla o eliminarla.

Imagina que estas mirando al cielo y un pájaro cruza tu espacio visual, pero tú no lo sigues con la vista, simplemente dejas que pase y sigues mirando al cielo.Haz lo mismo con tus pensamientos.

Puedes meditar en cualquier momento que tengas libre. Inténtalo en el trabajo para una rápida reducción de estrés.

La mayor parte de las personas se sienten bien cerrando los ojos, pero algunas prefieren mirar a una vela o algo similar. También puedes dejar que tus ojos descansen naturalmente con tu cabeza apoyada en algún lugar suave y a un ángulo confortable

Cuando medites, intenta no pensar en que no estás diciendo nada. Evita hablar contigo. Esto puede ser más difícil de lo que aparenta pero se hace más fácil a medida que uno adquiere práctica. Hay mucha verdad en el silencio. Cuando camines pon atención en lo que te rodea. Esto ayuda a calmar la mente y ayuda a detener la charla interna de la mente.

Meditación = Relajación total + Estado de alerta

Los niños pueden meditar con una facilidad extrema, pero solamente si entienden lo que están haciendo.

Una vez que hayas aprendido a meditar, puedes caer en estado de meditación en pocos segundos, lo cual es muy útil.

Toma un retiro para meditar por algunos pocos días. Una vez que sientas que estás meditando, sentirás mucho mejor como esto puede aplicarse a tu vida.

La meditación puede ser muy útil si tienes problemas para dormir. Mientras estés echado en tu cama, sigue estos pasos y elimina toda ansiedad relacionada a quedarte dormido. Antes que te des cuenta, ¡ya será mañana!

La meditación es el mejor método para desarrollar tus habilidades psíquicas. Pon atención en como puedes desarrollar tu intuición primero pues este es el principio básico para desarrollar tus habilidades.

Respira siempre por la nariz, para dentro y para fuera.

Advertencias:

No intentes largas sesiones de meditación cuando estés empezando pues puede agotarte. Unos pocos minutos son suficientes al principio.

No esperes resultados inmediatos. El propósito de una buena meditación no es convertirte en un maestro Zen de la noche a la mañana. La meditación funciona mejor si se realiza por solo el hecho de meditar y no por el resultado.

Cosas que necesitará:

Un cuarto libre de distracciones.

Un lugar confortable donde sentarse.

Tranquilidad absoluta.

Una vela y un incienso

No debes prender incienso en un lugar pequeño porque no podrá esparcirse y quedará dentro del cuarto, dificultando la respiración.

Medita unos minutos al día... después pasemos a la acción y planea con más soltura, eficacia y acierto.

7 comentarios:

Eva Lucas dijo...

Este verano un conocido me dijo que no podía meditar si no era capaz de creer, si no tenía sentimiento religioso. ¿Qué opinas? ¿Has oído hablar de eso? Yo intenté hacerle ver que el que no tuviera ninguna religión no tenía nada que ver, pero no le convencí y acabó la conversación en un tono bastante desagradable. Al final no quiso que meditara con él...

Fran_Cebreros dijo...

Como dice Rubén en la entrada, la meditación no es un logro sino una herramienta, no puedes ir a una persona y decirle que no apriete las tuercas con un martillo, porque si lleva haciendolo así toda su vida, no entenderá ni de cabezas hexagonales ni de dar vueltas, debes coger tu la herramienta y mostrale los resultados, a partir de los hechos es más fácil que cada uno elija la mejor herramienta. Yo intentaré meditar y así podré mostrar los resultados a los incrédulos, para que se conviertan.

Rubén Turienzo dijo...

Realmente la meditación en un momento que nos dedicamos a nosotros. A relajar nuestra mente y a generar "espiritualidad", pero no desde el punto de vista religioso, sino desde la óptica del crecer y sentirnos a gusto con nosotros mismos.

Respecto a aquel amigo, como dice Fran, no es cuestión de intentar cambiarle sus conceptos (aunque parecía bastante testarudo), estamos hablando de demostrarle que sí que se puede desarrollar sin tener ninguna creencia.

Yo os invito a que lo probéis a ambos, los comentarios evidentemente seguirán abiertos jeje.

Eva Lucas dijo...

Anoche hice mi primer intento y como decías, al principio llegaron varios pensamientos a mi mente, pero todos positivos. Conseguía apartarlos voluntariamente de mi mente, pero creo que no conseguí el fin que buscaba, ya que me dormí antes...
Seguiré intentándolo. jeje

Y lo de mi amigo, pues mira... que según él soy una intolerante. Quizás me mostré demasiado firme y le dejé muy claro que para mí las religiones han hecho mucho daño a la humanidad (sin quitarles el mérito de lo bueno) y que hoy por hoy, para mí y en este momento, ninguna de ellas es válida.
Prefiero creer en las personas y hacer felices y dejarme hacer feliz por seres humanos y animales. Creo en esta vida y en todo los que podemos hacer durante ella. CARPE DIEM!

Nutria Rosa dijo...

Que conste que lo he intentado!!

Jejejeje

Yo creo que la meditación es un gran método de aislarnos del ruido externo que martillea constantemente nuestras cabezas, pero también una fórmula increíble para detectar todos aquellos ruidos que tenemos en casa!!!

grrrrrrr ¡¡Qué pare la excavadora!!

jajajjaa

José Luis del Campo Villares dijo...

Buenas amigo.

Proximamente (creo que esta semana) ya sale del "horno" la 2ª tirada del diccionario "In" para no quedarse "Out", con la inclsión de tus "palabros".

Gracias por la visita y ya verás como con un poco de suerte pronto apareces por el ranking.

Saludos

Anónimo dijo...

Muy bueno tu comentario acerca de la meditación. Durante años he practicado la meditación desde el prisma de la fe religiosa, y, ciertamente, me ha enriquecido mucho, muchísimo; pero, igualmente, la meditación desde otro prisma es igualmente necesaria y sanísima. Vuelvo a felicitarte por la forma tan buena de explicarla. Un abrazo y ... meditemos.